Cuatro tareas para hoy

¿Quién se apunta a llevar a cabo esta tarea?

Amar suena bonito pero amar de verdad no es un acto. Es una forma de vida. Amar significa entrega.

Lo demás viene solo: quien AMA, vive, siente y, por supuesto, sonríe.

Sonríe cuando ve feliz a quienes ama; siente la alegría y el dolor de quien ama como suyo; y vive siendo vida para aquellos a quienes  ama.

Lo difícil es saber cómo amar. ¿Acaso se aprende? ¿Hay algún modelo al que seguir?

Yo creo que algún ejemplo tendremos. Alguien habrá que haya dado grandes muestras de amor a todos… Déjame pensar…

María Rosa Molas,  que dedicó su vida a hacer del mundo un lugar mejor en el que todas las personas, fuese cual fuese su condición,  tuvieran un espacio en el que amar, vivir, sentir y sonreír.

Y no debió hacerlo mal, pues 200 años después de  que ella viera la luz, aquí seguimos la familia Consolación intentando conservar ese pedacito de cielo que ella dejó a su paso. Y por eso nos hemos preparado con gran ilusión para dar el pistoletazo de salida a este año del Bicentenario de su nacimiento, para recordar que, si nos lo proponemos, como se lo propuso ella, con ilusión y sin dejar que los obstáculos nos desanimen y nos quiten la sonrisa, podremos seguir cumpliendo esta tarea que las Hermanas de la Consolación lideran y que los que las acompañamos intentamos, aunque no tengamos su gran fuerza, hacerla llegar a más personas.

Desde esta otra mirada, queremos invitar a todos nuestros jóvenes a Amar, Vivir, Sentir y Sonreír al estilo de María Rosa Molas.  ¿Quién se apunta?


Escrito por Ana Bellido